¿Darse de alta como autónomo o facturar de manera puntual? ¿Retención en tus facturas del 15% o del 7%? Somos muchos los que tenemos pánico cuando nos enfrentamos a estos términos, pero en el mundo laboral del artista digital ser freelance es una de las salidas más comunes y tener conocimientos sobre finanzas es necesario.

Jesús Justicia, especialista en finanzas de empresa y director de la escuela, impartió una masterclass en la que resolvió las dudas de los asistentes sobre este tema.

No te pierdas la entrevista y descubre las claves para ser freelance.

Comenzaste la masterclass hablando de la importancia de tener unos conocimientos básicos sobre finanzas, independientemente del área laboral al que se pertenezca. Para ti un profesional que sepa sobre esta materia genera confianza en el cliente, ¿por qué?

Es importantísimo transmitir a tu cliente (o posible cliente) que eres un profesional que se ha peleado infinidad de veces con facturas y presupuestos. Eso quiere decir que has hecho muchos trabajos y, surja lo que surja en el proyecto que te encarga, le darás solución a tu cliente.
Transmitir inseguridades en relación a facturas o presupuestos genera desconfianza como profesional, aunque ambas cosas no tengan necesariamente relación. Puedes perder la ocasión de realizar un trabajo por no tener los conocimientos básicos en cuanto a facturas o presupuestos y dar sensación de novato. Insisto, aunque no lo seas.

Uno de los temas que siempre está en la cabeza de un creativo que quiere lanzarse al mercado es cuándo debe darse de alta como autónomo, ¿cuál sería el proceso de decisión?

Seguridad Social es el organismo que se encarga del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, y nos dice que tiene que darse de alta “quien realiza una actividad habitual, personal y directa para lucrarse”. Por tanto, habla del concepto temporal de la habitualidad, pero no detalla qué es habitual y qué no, y esta incertidumbre es algo con lo que debemos luchar. Deberás darte de alta como autónomo si tu actividad se realiza de forma habitual, pero la interpretación de habitualidad Seguridad Social la deja a tu cargo.
Por otro lado, hay que tener en cuenta el concepto económico, esto es, que deberás darte de alta como autónomo si tu actividad genera unos ingresos mayores que el SMI en 14 pagas, unos 11.000€ al año.

Si cumples con cualquiera de los dos requisitos, deberás darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Primero tendrás que darte de alta en Agencia Tributaria y después en Seguridad Social.

A parte de darse de alta y pagar periódicamente la cuota de autónomo, ¿hay más alternativas?

Si tienes la obligación de darte de alta como trabajador autónomo, es decir, si cumples alguno de los dos requisitos que he comentado en la pregunta anterior, deberás darte de alta. No hay más alternativas, excepto la de constituir una sociedad y realizar la actividad a través de ella. Desde hace unos años se han puesto de moda las Cooperativas de Trabajo Asociado. Personalmente, no las recomiendo.

Jesus Justicia autónomo 1

Somos muchos los que nos perdemos con estos temas desde el principio. Para dummies, ¿cómo se hace una factura?

Una factura no es más que un documento en el que un proveedor vende sus productos o servicios a un cliente, dejando patente la relación comercial entre ambos. Este documento tiene una serie de requisitos formales como los números de factura correlativos, la serie específica, la fecha de emisión, los datos del emisor, los datos del receptor, el subtotal, el desglose de impuestos o el total de la factura.
La emisión de una factura implica que tendrás que incluirla en tu contabilidad y deberás tributar por los ingresos generados por ella en los plazos correspondientes.
Importante: No puedes emitir una factura si previamente no te has dado de alta en Hacienda como trabajador autónomo.

Uno de los impuestos que debemos abonar a hacienda cuando emitimos una factura es el famoso IRPF, ¿qué diferencia hay entre la retención general del 15% y la reducida del 7%?

Los nuevos profesionales tienen la posibilidad de aplicar en el año de actividad y en los dos siguientes un tipo de retención reducida en sus facturas. Esto es una posibilidad, no una obligación, por lo que habrá que analizar cuáles serán los ingresos de tu actividad en este período, y si te interesa aplicar un 7% de retención o prefieres aplicar directamente un 15%. Hay que pensar que la diferencia entre lo que apliques y lo que verdaderamente te corresponda, Hacienda te lo cobrará (o te lo devolverá) cuando hagas la Declaración de Renta.

Una de las claves que diste a los asistentes que acudieron a la masterclass es la importancia de llevar al día los libros de registro de facturas emitidas, facturas recibidas y bienes de inversión. Háblanos más sobre este tema.

Es básico tener un control del negocio aunque tengas pocas facturas. Qué mínimo que crear un pequeño excel con un listado de facturas emitidas, de facturas recibidas y de facturas de bienes de inversión.
Los libros de registro no son más que esto, un listado para controlar todo lo que entrego o recibo a nivel facturas.

A nivel general, ¿qué consejo darías a una persona que va a comenzar su aventura
como autónomo?

No soy yo quién para dar consejos, pero sí le recomendaría que conociera un poquito, lo básico, de sus obligaciones fiscales y contables. Lo mínimo para trasladar la sensación de tener un bagaje profesional que genere un mínimo de confianza. Para trámites más elaborados, presentar impuestos o relaciones con la Agencia Tributaria siempre se puede contratar a un asesor, pero para interactuar con el cliente no.
Y además de esto, que no tenga miedo, que ser autónomo está muy devaluado, pero también tiene muchas cosas positivas.