El pasado sábado tuvimos en la Escuela la visita de Jaime Chapinal, un joven desarrollador de videojuegos que ha conseguido formar parte de equipos como Electronic Arts, Gameloft o King  en los puestos de ingeniero UI, ingeniero de software y C++ game developer.

Echa un ojo a la entrevista para conocer más sobre su trabajo y experiencia en este sector.

Has trabajado para alguna de las desarrolladoras de videojuegos más importantes a nivel internacional, ¿cómo fueron tus inicios en el Área del Videojuego?

Desde bien pequeño me encantaban los videojuegos. Estudié Ingeniería Informática porque era lo que más cercano veía a este sector. A lo largo de la carrera intenté siempre elegir asignaturas y proyectos que tuviesen que ver con la programación y darle un enfoque hacia los juegos (gráficos 3D, Inteligencia Artificial, etc.). Posteriormente, decidí cursar un par de másteres específicos en programación de videojuegos, y lo compaginé con mi primera experiencia profesional en una empresa de simuladores de conducción. Aunque lo que te encuentras al llegar a las empresas suele ser distinto de lo que te enseñan en clase, considero que es fundamental tener una base sólida que luego te permita adaptarte mejor al entorno profesional.

Tu formación fue guiando tu camino hacia los videojuegos, ¿crees que especializarse en el área en el que se quiera trabajar es clave para conseguirlo?

Creo que es bastante importante especializarse en algún área que sea de tu especial interés; porque es donde mayor pasión y confianza vas a tener y mejor te vas a saber desenvolver y desarrollarte. Y esto, a su vez, hace que puedas destacar para conseguir el trabajo que desees. Sin embargo, también señalaría que no hay que cerrarse en banda a un solo campo en específico. Es vital tener la mente abierta al cambio y saber afrontar las situaciones a veces tan cambiantes y rápidas que se ven en los estudios. Cada vez se valoran más los perfiles versátiles, que sepan adaptarse a distintos puestos según las necesidades del proyecto en momentos determinados.

En tu Masterclass nos diste una visión muy global sobre el desarrollo de videojuegos, ¿cuál sería tu fase favorita de todo el proceso de creación?

Elegiría la fase de pre-producción porque me parece una de las más interesantes. Cuando la idea del juego está aún “fresca” e ilusionante. También, por ejemplo, con procesos de “brainstorming” en los que se van añadiendo más y más capas. Se parte de un concepto y se va construyendo todo a su alrededor. Desde la parte más técnica, es muy bonito también preparar todas las “bases” donde se va a sostener todo el juego después. Y, a partir de ahí, verlo crecer.

trabajo

Has trabajado para EA, Gameloft o King, ¿con qué proyecto te quedarías?

Tengo un recuerdo buenísimo de mi etapa en Electronic Arts. FIFA ha sido desde siempre mi juego favorito y para mí fue literalmente cumplir un sueño poder trabajar dentro de un par de ediciones de este título. Pero, si me tuviese que quedar sólo con un proyecto, elegiría Candy Crush Saga por lo muchísimo que aprendí, tanto profesional como personalmente en mi etapa trabajando allí.

En tu Masterclass hablaste sobre la importancia de saber inglés y no tener miedo a irte fuera de España, cuéntanos más sobre tu experiencia.

Saber inglés es algo totalmente básico para poder trabajar y desarrollarse en esta industria. No sólo si se quiere salir al extranjero a trabajar, aún trabajando en estudios locales es súper importante tener esta habilidad para seguir formándote (ya que la mayoría de documentación sobre videojuegos está en inglés) y relacionarte con gente dentro de la industria y con los jugadores. En este sentido, la experiencia de salir a trabajar fuera de tu país siempre va a ser enriquecedora, pero si además lo haces a un país donde el idioma oficial no es el castellano, el aprendizaje se multiplicará. En mi caso, vivir en Suecia me ha servido para perfeccionar el inglés (tenía, por ejemplo, bastante atravesado el tema del acento), además de enriquecerme personal y profesionalmente. En cualquier caso, el salir o no fuera siempre va a depender de las circunstancias personales de cada uno y casi nunca es sencillo. Pero creo que, si se tiene la posibilidad, es una experiencia que a la larga aporta muchísimo en todos los niveles.

trabajo

Has trabajado en uno de los videojuegos más famosos de los últimos años, el Candy Crush, ¿cómo fue la experiencia?

Fue una experiencia muy muy buena. Tenía mucha curiosidad por las culturas nórdicas y su fama de trabajo tan eficiente. Candy Crush tiene casi 8 años ya y comprendí su éxito también por el cariño y la dedicación que se le da al juego desde dentro del estudio. La verdad es que aprendí muchísimo. Pero también aprendí a apreciar lo que tenemos aquí en España y es muy curioso como muchas veces no lo valoramos como deberíamos.

Para terminar, ¿qué recomendaciones puedes dar a nuestros alumnos del área de videojuegos para introducirse al mundo profesional y que consigan logros como los tuyos?

Que intenten disfrutar y aprender lo máximo posible de cada experiencia que tengan mientras están en etapa de formación, porque eso les hará poner especial atención a los detalles y progresarán más. El inglés, como hemos comentado antes, es básico. Y que cuando jueguen a videojuegos le den unas pensadas extra a los retos que han tenido que pasar los desarrolladores para hacerlo. Que experimenten, fallen rápido y aprendan deprisa con sus propios juegos y prototipos. 🙂

info

Si quieres conseguir logros como los de Jaime, especialízate con una de nuestras formaciones del área del videojuego.

imagen3D